sanitarios deshumanizacion

La deshumanización de los sanitarios (de algunos sanitarios)

Hoy, tras un día muy muy largo en el hospital os voy a hablar de algo demasiado extendido. La deshumanización de muchos sanitarios.

Evidentemente, no todos los sanitarios… Los hay muy humanos y estoy seguro que estos no necesitan que se lo recuerde porque lo obvio… Es obvio…

Pero igual de cierto es que hay un buen número, seguramente sin ni siquiera mala intención, que han perdido la humanidad. Que ven a los pacientes y no ven personas. Y esto, permitirme que os diga, es algo muy chungo que da paso a las mil y una mala experiencias que tod@s en algún momento hemos sufrido.

Deshumanización que se percibe en “pequeños” gestos que en realidad no son tan pequeños.

Hoy por ejemplo, paciente con cáncer siendo tratado con quimio y radioterapia y teniéndose que desplazar unos 100 kilómetros para recibir el tratamiento y evidentemente otros 100 kilómetros para volver a su domicilio.

Hoy tocaba análisis de sangre para comprobar que se le pueda seguir metiendo caña al cuerpo. Estos como todos sabemos son a primera hora. La doctora, seguro que con toda su buena intención pone la cita para cuatro horas después que será cuando ya se hayan recibido los datos.

Si lo miramos de forma técnica se podría decir que estamos ante una actuación intachable. Una doctora que manda unos análisis y que en cuanto considera que tendrá los resultados cita al paciente para transmitírselos.

 

¿Pero..?¿Dónde a quedado la humanidad?¿Se ha olvidado de que enfrente además de un paciente tiene a una persona?

 

Para cualquier persona que no este ya deshumanizada no creo que le cueste mucho poderse poner un poquito en la piel de este paciente y pensar como lo puede estar pasando y el cansancio acumulado de su cuerpo al que le están matando poquito a poco con unos tratamientos tan agresivos y al que cualquier periodo de tiempo fuera de la comodidad de su hogar le supone un grave esfuerzo y acaba con sus fuerzas. Y siendo consciente de esta situación, cualquier persona puede comprender que forzar a ese paciente a “hacer tiempo” durante cuatro horas (y no os digo nada con el día de perros que hacía hoy…) para recibir los resultados de un análisis que perfectamente podría recibir al día siguiente tras el tratamiento de radio sin espera alguna es de no tener ninguna consideración con esta persona a la par de que muy probablemente sea hasta contraproducente para el tratamiento ya que esta espera evidentemente consume gran parte de las ya mermadas energías que le puedan quedar.

Un “pequeño” detalle como tantos que sólo pone una cosa de relieve, que muchos sanitarios han perdido su humanidad en algún punto indeterminado de su camino.

Hoy os he contado esta anécdota tan sólo porque es la que mas reciente tengo que no es mas que una gota en un mar de pequeñas gotas.

Hoy ha sido una espera innecesaria y perjudicial de 4 horas, ayer fue ese técnico que te dejó esperando sin apenas ropa muerta de frio media hora porque no le terminaba de funcionar el ordenador. Y el otro día, aquel especialista que te cito para darte los resultados de unos análisis y tras dos horas de espera, cuando por fin decidió atenderte, al abrir tu ficha sólo alcanzó a decir “ups, pues todavía no me han mandado nada, vuelve la semana que viene”, O aquel otro día cuando se te obliga a pasar 8 horas enganchada a una maquina introduciéndote veneno sin que nadie pueda pasar ese mal trago contigo, o aquel otro en el que…

 

¿Dónde se ha quedado su humanidad?¿Tan difícil resultaba citar para el día siguiente?¿O llamar al paciente una vez que hayas recibido los resultados?¿Permitir que las personas tengan apoyo en el peor o por lo menos uno de los peores días de su vida?¿O..?

 

Miles y miles de casos donde las personas dejamos de ser personas para convertirnos en una especie de objeto inanimado al que se puede vapulear y ningunear porque no siente nada, porque no importa nada.

Pues no amigos sanitarios no. En este aspecto, demasiados no lo estáis haciendo bien. Porque sentimos e importamos, vamos que si importamos.

Que una cosa es no involucrarte con los pacientes y otra muy distinta es dejar de tratar a estos como personas.

 

Con este «canto boliviano» lanzado al aire pongo fin a este eterno día. Que mañana toca otro poquito mas de todo. Mas de tratamientos, mas de grandes sanitarios, mas de no tan grandes sanitarios y hace falta recuperar fuerzas.

 

Que tengáis un bonito día.

Comparte tu opinión

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad